jueves, 17 de mayo de 2012

Fetichismos


Con los hombres tengo una debilidad... y no es otra que es que me gustan que sean grandes... y cuando digo grandes me refiero a altos, anchos e incluso no me importa que tengan algo de sobrepeso... yo comparo esta fijación como la que tienen ellos con las tetas gordas... Se podría decir que ese es mi prototipo de hombre ideal... y los psicólogos quizá opinen que es una carencia paternal de la infancia... la verdad es que ni lo sé ni me importa... 
Yo sólo defiendo que me gustan los hombres que se parecen a los hombres, o sean lo más antogónico posible a mí misma... Sólo los hombres se quedan calvos, no? pues entonces también me parece una cualidad... eso sí, que tengan pelos en pecho, piernas y brazos... que lleven patillas... que tengan barba cerrada cuando hace dos días que no se afeitan... que tengan brazos fuertes para dar abrazos de oso... un ancho y mullido pecho donde poder quedarme dormida... y que al cogerme en brazos no resuellen ni les cueste la propia vida... En definitiva, que tengan la suficiente envergadura para inmovilizarme y poseerme llegado el momento... Aunque también me gusta que  tengan los labios gruesos, las manos suaves y la mirada dulce... 
Hasta aquí en lo que respecta a nivel física-química... pero hilando fino hay otros detalles en letra pequeña que también son importantes... Me gustan los hombres resueltos y cultos... con un puntito sutil de macarra castigador, pero lo suficientemente listos para no abusar de ello... que sean picarones... que tengan altos niveles de testosterona... que tengan un sentido del humor tan amplio como para reírse de sí mismos... que sepan ser  caballerosos y en momentos clave, paternales e incluso condescendientes...

Me gusta que sepan vestir igual un traje con corbata, que un vaquero con una camiseta... que sepan llevar unas deportivas, unos zapatos, o unas botas... y me chiflan con camisas de cuadros en todos los colores.

Y como para gustos los colores, pongame uno que sea de piel morena;)